Logo Turisme del Berguedà
ES
  • Comparte en facebook
  • Comparte en twitter
  • Envia por email
  • Imprime la página

L'Ametlla de Merola


Es la colonia situada más al sur de la comarca del Berguedà. Pertenece al municipio de Puig-reig, aunque sea más cercana al núcleo de Navàs (Bages).

  

Historia

Los orígenes remotos de la colonia de la Ametlla de Merola los tenemos que ir a buscar en Vilassar de Dalt (Barcelona), de donde era hijo Mateu Serra, un fabricante emprendedor que a mediados del siglo XIX adquirió los terrenos donde hoy encontramos L'Ametlla para construir una fábrica textil que aprovechara el agua del río Llobregat como fuente de energía.

En 1864 se empezó a construir la fábrica y catorce años después, en 1878, ya trabajaban 500 personas y se habían construido noventa viviendas, una iglesia y un edificio con capacidad para alojar ciento cuarenta chicas. El crecimiento de la colonia, sin embargo, no se detuvo ahí: en 1880 los propietarios adquirieron nuevos terrenos para ampliar la colonia, en 1890 se empezó a construir la nueva esclusa y en 1913 la Ametlla de Merola ya ocupaba 98.577 m2.

El crecimiento de la colonia, sin embargo, no quedó exento de tensiones y situaciones de conflicto. Conviene destacar los acontecimientos que se desencadenaron en 1890. Ese año se desarrollaron una serie de protestas, huelgas y movilizaciones de los obreros -que también afectaron a la mayoría de colonias del Llobregat que llevaron los Serra a acentuar las medidas de control para con la población de la colonia: la respuesta más inmediata fue el despido y expulsión de 200 trabajadores de la fábrica. Posteriormente, se impuso la figura de un único director para toda la fábrica, el cura se convirtió en una figura capital de la colonia -el ojo vigilante del dueño, el intermediario con los obreros- y, en definitiva, se apostó decididamente por el modelo y discurso paternalista de ofrecer servicios, protección y estabilidad a cambio de que los trabajadores se limitaran a trabajar, obedecer y no romper la "paz social".

Después de la Guerra Civil (1936-1939), y a pesar de las dificultades de los primeros años de posguerra -marcados por la miseria, la represión de los vencidos, la autarquía, las restricciones eléctricas y el estraperlo-, la colonia de l'Ametlla de Merola siguió viva hasta los años sesenta, cuando se dejaron notar los primeros indicios de crisis en el sector textil. Los propietarios afrontaron estos momentos difíciles arrendando a particulares algunos servicios de la colonia, reduciendo la plantilla y, posteriormente, renovando maquinaria para poder ser competitivos. Durante los años ochenta también se vivieron situaciones muy complicadas: las inundaciones de noviembre de 1982 y la crisis de fin de década, que comportó una drástica reducción de la plantilla de trabajadores. La fábrica, sin embargo, continuó en funcionamiento hasta el año 1998.

 

Descripción

 

Fue el mismo impulsor de la Ametlla de Merola, Mateu Serra, el encargado de definir y diseñar la estructura general de la colonia. M. Serra, que había sido alcalde de Vilassar de Mar, tuvo la oportunidad, por tanto, de crear un nuevo "pueblo" de una manera planificada y ordenada. El elemento central de la colonia, la fábrica, fue emplazado en el centro del conjunto urbanístico, entre las viviendas para los trabajadores y la casa del amo. Con buena capacidad de previsión, alrededor de la fábrica se dejó un espacio disponible por si se había de ampliar el espacio productivo.

Una particularidad de L'Ametlla es que los Serra aprovecharon los restos de un viejo molino de harina, lo remodelaron,  ampliaron y lo convirtieron en su residencia en la colonia. Al contrario que otras colonias, la casa de los dueños de L'Ametlla no se convirtió en una torre espectacular y ostentosa sino una amplia y confortable casa de aspecto señorial.

Las viviendas de los trabajadores se construyeron alineadas en calles largas alrededor de tres plazas: la de la iglesia, la del mercado y la del teatro, que también es la plaza de acceso a la fábrica. Las primeras viviendas, los de la calle Vell, sólo tenían 50 m2. Posteriormente, se construyeron más amplias. La mayoría de las viviendas aún hoy existentes tienen planta baja y un piso encima. Son casas unifamiliares adosadas que presentan como particularidad una pequeña salita que comunica con la cocina. Este tipo de viviendas, de color blanco, conlleva que L'Ametlla presente, más claramente que otras colonias, un aspecto de pueblo, un pueblo que nos recuerda cómo eran antes las casetas de los artesanos y pescadores del Maresme; de donde era hijo el fundador de la colonia. La blancura del conjunto de la colonia contrasta con la piedra grisácea de la iglesia y la fábrica.

 Espacios de interés

El teatro: fue construido en 1902. Actualmente todavía se representan los centenarios Pastorets de L' Ametlla de Merola.

La iglesia: edificio construido en el año 1882.

El café: tradicional punto de encuentro, ocio, conversación y recreo de los ametllans.

Paseo de los plátanos: agradable camino que nos conduce desde el núcleo residencial de la colonia hasta la esclusa.

El meandro del río: la colonia de la Ametlla de Merola está situada en un punto donde el río Llobregat dibuja un meandro alrededor del cual se puede disfrutar de un atractivo y diverso paisaje fluvial (vegetación de ribera, huertos, campos, bosque , la colonia, etc.).

→ Por información sobre las visitas aquí  


Circuito de cultura  A pie  En bici  Circuito de naturaleza  


Centrar los elementos en el mapa

IMAGENES

  • Ametlla Merola

OFICINA DE TURISME DEL BERGUEDÀ

Carretera C16 Km 96

Berga, Barcelona 08600

Tel. 93 824 77 00 / 654 12 56 96

E-mail: turisme@elbergueda.cat

Logo Diputació de Barcelona
Agencia de Desenvolupament del Berguedà
Logo Pirineus

SIGUENOS

  • twitter
  • facebook
  • youtube
  • instagram